Método Singapur

En qué consiste el método Singapur

El método Singapur se basa en la resolución de problema, apoyándose en modelos visuales, material concreto y abundante ejercitación. Éste fomenta la comprensión profunda de los conceptos, el pensamiento lógico y la creatividad matemática en contraste a los métodos tradicionales de aplicación de fórmulas.

Los contenidos se van viendo de manera gradual. Son progresivos y para pasar a otra unidad es fundamental que hayan comprendido lo que se les enseñó.

Cada unidad se comienza enseñando a través de material concreto, donde los niños tocan las matemáticas. Luego pictóricamente, a través de gráficos, barras y dibujos,  y una vez comprendidos los conceptos, se les enseña lo abstracto, simbólico, a través de los algoritmos tradicionales.

Los alumnos aprenden a través del enfoque CPA: concreto, pictórico y abstracto.

Se habla de «maestría» en el sentido de buscar la resolución de problemas sin enfocarse en la idea de «aprender para un examen».

Las clases usan objetos, fotografías y símbolos para modelar problemas utilizando bloques de colores para representar todo tipo de ideas, como fracciones, por ejemplo.

Es común la incorporación de dibujos y diagramas y por eso se dice que es un enfoque muy visual y en algunas ocasiones también auditivo.

«Más que aprender operaciones, el modelo apunta a ‘pensar como un matemático‘», escribió Andreas Schleicher, director de educación de la OCDE y coordinador de la prueba PISA.

Se trata de enseñar menos temas con mayor profundidad. En teoría, todos los estudiantes avanzan a un ritmo similar, porque los profesores esperan a que todos los niños aprendan un concepto particular, antes de avanzar al próximo.

Estudios realizados por el Instituto de Educación UCL y la Universidad de Cambridge encontraron que con este enfoque mejora la velocidad de aprendizaje de las habilidades matemáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *